7 de oct. de 2010

////

QUEBRANTANDO EL ESPÍRITU DE MAMMON

Jesús dice amarás al uno y aborrecerás al otro. Le serás leal a uno y descuidarás al otro”. De acuerdo a Jesús, no hay punto intermedio. No hay mitad y mitad. Ciertamente, Jesús hace un contraste llamativo entre espíritu de Mammón y el Espíritu de Dios.


¿QUÉ ES MAMMON? Es una palabra aramea que significa “riquezas”. Los asirios, al parecer, sacaron el concepto de un dios de las riquezas de una ciudad vecina a Babilonia.


Babilonia, por cierto, era una ciudad basada en el orgullo y la arrogancia (Torre de Babel). La esencia de la historia es una actitud que dice: “el hombre no necesita a Dios, somos autosuficientes”. Y esto es lo que esencialmente el espíritu de Mammón trata de decirnos ¡Tú no necesitas a Dios, confía en las riquezas!
En el sentido bíblico de la palabra, Mammón es el espíritu que reside en el dinero. ¿Sabía usted que el dinero tiene un espíritu? lo tiene. Ya sea el espíritu de Dios o el espíritu de Mammón. Recuerden que el diezmo santifica lo impuro; el puro 10% santifica el impuro 90%. EL DINERO QUE SE OFRECE A DIOS Y SUS PROPOSITOS, TIENE EL ESPIRITU DE DIOS.

Por otro lado, el dinero que no se ha ofrecido a Dios, tiene el espíritu de Mammón. Por eso, frecuentemente la gente trata de utilizar el dinero para controlar y manipular a otros. Es por eso que la gente piensa que el dinero puede traer felicidad y satisfacción.

EL GOBIERNO DE MAMMON. Jesús dijo: “No pueden servir a Dios y a Mammón”. Mammón desea gobernar nuestras vidas, está buscando quien le sirva, quien le adore; le prometerá todo, pero no el dará nada. Ser bendecidos significa un poder sobrenatural trabajando para usted. Jesús da la idea clara que Mammón intenta tomar el lugar de Dios; diezmar es dar el primer lugar a Dios, esto siempre te va a ministrar.

Si lo pensamos, Mammón no es otra cosa que el sistema de este mundo caído, que está en clara oposición a Dios y a Sus caminos. Mammón le dice: compra y venda. Dios le dice: siembre y coseche. Mammón le dice: haga trampa y robe. Dios le dice: de y recibirá. Pero más que otra cosa, Mammón desea gobernar; no es coincidencia que en el libro de Apocalipsis, el Anticristo intente dominar a la gente a través de la economía –sólo la gente que se someta a él, podrá comprar o vender-. Así, el breve gobierno del Anticristo será a través del espíritu de Mammón.

Eso no quiere decir que dinero y Mammón sean sinónimos. El dinero no es inherentemente malo. Note que en 1 Timoteo 6.10, la Biblia no dice. “el dinero es la raíz de todos los males” dice: “el amor al dinero o la adoración del dinero… es la raíz de todos los males”. Es el amor idolátrico por el espíritu de Mammón, lo que es malo. En otras palabras, la codicia, la ambición y el egoísmo son manifestaciones del espíritu de Mammón. (Lucas 18:18-30)

¿A quién estás amando  y sirviendo realmente? Jesús no está diciendo que odiemos el dinero. Él está diciendo que si amamos a Dios aborreceremos a Mammón, el anticristo codicioso, egoísta, mentiroso y falso que opera a través de la adoración al dinero.

Jesús lo proclamó, podemos amar a uno y odiar al otro; o ser fieles a uno y despreciar al otro. Debemos aborrecer al espíritu de Mammón que le miente a la gente, que les promete todo pero no les da nada y que se atreve, a intentar tomar el lugar de Dios.

Cada vez que vayamos a dar, Mammón está allí para hablar también. Oremos a Dios cuando vayamos a hacer una ofrenda y dar a nuestra iglesia local, para que Mammón no hable. Lo quebrantamos, en el nombre de Jesús.

Lo que hoy muchos predican, sobre la prosperidad y abundancia, no es lo correcto. No hay profundidad en esos temas y en lo que se ha centrado la enseñanza trae un mal enfoque generando orgullo, envidia, pobreza y ninguna acción de gracias a Dios, en la forma bíblica y correcta.

Tristemente la gente del mundo no es la única susceptible a esta clase de engaño. Algunas veces, Mammón utiliza engaños muy sutiles y creativos, para seducir también a los cristianos. Mammón se puede volver religioso cuando lo necesita.

Ser bendecido significa un poder sobrenatural trabajando para usted, trabajando a su favor. Lo contrario, es ser maldecido, que significa un poder sobrenatural actuando en su contra.

P.s John David Lambraño

0 Reactions to this post

Add Comment

    Publicar un comentario en la entrada